FILOSOFIA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS UNO

sábado, 27 de febrero de 2010

PREGUNTA Nro. 108 Ruégole explique por qué no se sacrificó el ternero cebado por el buen hijo y sí por el pródigo. ¿Por qué no se le dio a éste su me

PREGUNTA Nro. 108

Ruégole explique por qué no se sacrificó el ternero cebado por el buen hijo y sí por el
pródigo. ¿Por qué no se le dio a éste su merecido por su mala obra?


Respuesta. La historia del hijo pródigo es una parábola en la que Cristo quiso enseñar una
lección y no es un hecho real. Es un relato que se refiere a la peregrinación del espíritu a
través de la materia. Hay diferentes clases de espíritus. Algunos, pero no todos, han ido a la
escuela de experiencia, el mundo. Han descendido de su elevado estado en el Mundo de
Dios, hundiéndose cada vez más profundamente en el mar de materia que los ciega. Por
último, se han encontrado sumergidos en la materia densa del Mundo Físico. Este es el
punto de vuelta en donde se despiertan, donde termina el inconsciente sendero de la
involución, donde se obtiene la conciencia de sí, más una conciencia del mundo exterior.
Pero el espíritu interno no está contento con quedarse en este mundo. Redespierta al
sentimiento de su propia inherente divinidad y quiere remontarse nuevamente a las esferas
elevadas y dice: me levantaré e iré hasta mi Padre.
Entonces viene la tarea de desembarazarse de los diversos vehículos en los cuales se ha
encerrado y de elevarse una vez más hasta la consciente comunión con Dios. Mientras está
entregado a esa ardua tarea el padre viene a encontrarle en el camino”; la silente voz interna
empieza a hablarle y a decirle de las glorias celestes, y al fin, cuando la evolución humana
se ha completado o cuando el espíritu individual ha tomado el corto atajo de la iniciación,
hay una reunión con Dios y con los otros hermanos que aún no han ido a la escuela de
experiencia. Naturalmente, hay más regocijo por la vuelta de uno que ha luchado la buena
batalla y ha vuelto al hogar celeste que por uno que aún no ha tratado de mejorar sus
propias oportunidades.

***
Max Heindel
FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS TOMO PRIMERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario