FILOSOFIA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS UNO

viernes, 26 de febrero de 2010

PREGUNTA Nro. 131 ¿Cuál es la diferencia entre un clarividente, un iniciado y un adepto?


SECCIÓN VI

Preguntas concernientes a la
CLARIVIDENCIA

PREGUNTA Nro. 131

¿Cuál es la diferencia entre un clarividente, un iniciado y un adepto?


Respuesta. Lo que un hombre ve depende de la sensibilidad de sus ojos. Algunas personas
pueden ver objetos a tal distancia que otras no pueden percibirlos. Los artistas perciben
matices de color que la gente ordinaria no pueden distinguir, y hay otras personas que
padecen de la ceguera de los colores. Además, se encuentran las que son ciegas del todo.
Los que pueden ver los objetos a mayor distancia y pueden distinguir las más delicadas
tonalidades de color son más clarividentes que el resto.
La mayoría puede ver las cosas que están en torno nuestro, pero sabemos muy poco acerca
de las cosas que vemos, precisamente porque las vemos. Tenemos que iniciarnos en el uso
del teléfono, de la bicicleta, del automóvil, del piano.
Pero, aunque conozcamos cómo emplear esos instrumentos bajo las circunstancias
ordinarias, no estamos tan familiarizados como para poder construirlos o repararlos cuando
estén deteriorados. Antes de que podamos hacerlo nos es necesaria una educación especial;
y si nos aplicamos a ello con todo nuestro poder, podremos convertirnos en adeptos en ese
dominio especial.
Si aplicamos esta ilustración al problema que está ante nosotros, comprenderemos que un
clarividente es el hombre cuyo sentido de la vista se ha extendido tanto que percibe otro
mundo, invisible para la mayor parte de nosotros, y que puede ver todo lo que hay allí.
Pero no conoce las cosas que ve allí por el solo hecho de que las vea, así como tampoco
conocemos las cosas que hay en este mundo porque las veamos. Hay que aplicarse para
conseguir ese conocimiento. Entonces, gradualmente, se convertirá en un iniciado y
comprenderá las cosas que ve y podrá manipular algunas de ellas bajo las circunstancias
ordinarias, en la misma forma en que nosotros podemos tocar el piano o andar en bicicleta
cuando hemos aprendido esas artes.
Pero se requerirá algún ejercitamiento o educación más para que el iniciado pueda ejercer
poder sobre las cosas y fuerzas del mundo invisible, convirtiéndose así en adepto.

***

Max Heindel
FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS TOMO PRIMERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario