FILOSOFIA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS UNO

viernes, 26 de febrero de 2010

PREGUNTA Nro. 142 ¿Cuál es la diferencia entre la visión etérica, la clarividencia y la visión perteneciente al Mundo del Pensamiento?

PREGUNTA Nro. 142

¿Cuál es la diferencia entre la visión etérica, la clarividencia y la visión perteneciente al
Mundo del Pensamiento?


Respuesta: Cuando se mira a un hombre con la vista etérica se ve primeramente su vestido
exterior, después la ropa blanca, su piel, sus costillas y los diversos órganos de su cuerpo
que están ante la línea de nuestra visión; después la columna vertebral, la piel de atrás y las
ropas que cubren su espalda. En otras palabras, vemos a través de él. Con la visión etérica
el hombre puede ver a través de libros, papeles, cartas, muros o cualquier otra cosa, pero a
distancias cortas. En realidad a esta facultad se le podría dar el nombre de rayos X con toda
exactitud. El cristal es tan opaco para la visión etérica como un muro de piedra para la vista
ordinaria, quizás por la misma razón que el cristal es un aislador espléndido para la
electricidad.
Cuando miramos a una persona o cosa con la clarividencia ordinaria, vemos su cuerpo de
deseos y la contraparte de los demás vehículos por dentro y por fuera cada partícula al
mismo tiempo. Es más bien difícil leer un libro o una carta con la visión etérica porque
tenemos entonces que mirar a través de las demás páginas, lo que pone borroso lo que haya
en la página que queremos leer. Cuando miramos o empleamos la clarividencia ordinaria
parece como si el libro o la carta desaparecieran de manera que se puede leer una parte o
página sin necesidad de tener que mirar a través de ellas. Pero cuando miramos un objeto
con la visión perteneciente a las cuatro regiones inferiores del Mundo del Pensamiento -el
autor no tiene conocimientos personales sobre los demás dominios superiores encontramos
que en vez de formas hay espacios vacíos o moldes, que nos hablan y nos dicen todo lo que
hay sobre ellos mismos. La necesidad de la investigación queda eliminada en ese mundo.
Allí conocemos inmediatamente todo cuanto hay que saber sobre el objeto que llama
nuestra atención. Sin embargo, hay una cosa curiosa respecto al conocimiento obtenido en
esa forma: viene a nosotros inmediatamente en total. La suma de este conocimiento es un
todo que no tiene ni principio ni fin. Por consiguiente, por regla general es una tarea
hercúlea desarrollarlo en un concepto coordinado, consecuente, que pueda ser expuesto
comprensible mente para nosotros y para los demás.

***

Max Heindel
FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS TOMO PRIMERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario