FILOSOFIA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS UNO

jueves, 25 de febrero de 2010

PREGUNTA Nro. 188 Si amputamos el brazo de un hombre, o cortarnos la rama de un árbol, ¿se corta al mismo tiempo la parte invisible de esos objetos?


PREGUNTA Nro. 188

Si amputamos el brazo de un hombre, o cortarnos la rama de un árbol, ¿se corta al mismo
tiempo la parte invisible de esos objetos?


Respuesta: En el caso de un brazo amputado, la contraparte etérica subsistirá con el cuerpo
vital, aunque hay cierto lazo magnético entre aquél y el brazo físico que se entierra. Se
recuerda de un caso en que un enfermo a quien se amputó un brazo se quejaba de fuertes
dolores en el miembro cortado, como si algo le estuviera atravesando la carne. El dolor
continuó varias semanas, hasta que se resolvió desenterrar el brazo, y entonces se vio que al
clavar un clavo en la caja le había atravesado la carne. Saco se el clavo y el dolor cesó. Las
personas a quienes se les ha amputado algún miembro se quejan algunas veces de dolores
en los mismos, a veces durante algunos años después de la operación. Poco a poco, el dolor
cesa, porque el miembro etérico se va desintegrando sincrónicamente con el físico que está
enterrado.
El cuerpo vital de la planta está sólo compuesto por los dos éteres más densos el éter
químico y el éter de vida, que permiten a la planta crecer y propagar su especie, pero le
faltan los dos éteres superiores, el luminoso y el reflector, y de ahí que no tenga sensación
ni memoria de lo que ocurre en torno suyo. Por consiguiente, la amputación de un miembro
no le causa el menor dolor, y si se trata de un objeto inanimado, como el éter químico es el
único que está presente, el objeto no tendría la menor sensación. Sin embargo, sería erróneo
inferir que no hay la menor sensación relacionada con ello en estos casos, porque aun
cuando ni el mineral ni la planta tengan medios para sentir, están envueltos e
interpenetrados por los éteres del Mundo del Deseo del Planeta, y el Espíritu Planetario
siente todo, así como un dedo, que no tiene cuerpo de deseos individual, no siente, pero
nosotros, que somos el espíritu interno que habita el cuerpo, sentimos directamente el daño
que se causa al dedo.

***

Max Heindel
FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS TOMO PRIMERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario