FILOSOFIA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS UNO

viernes, 26 de febrero de 2010

PREGUNTA Nro. 120 Cuando los médium hacen esos llamados viajes anímicos o astrales ¿qué es lo que abandona el cuerpo?

PREGUNTA Nro. 120

Cuando los médium hacen esos llamados viajes anímicos o astrales ¿qué es lo que
abandona el cuerpo? ¿Puede hacerse eso en el estado de vigilia para obtener ciertos datos
o detalles?


Respuesta: El médium es un clarividente negativo o involuntario y está bajo el dominio de
un espíritu del Mundo del Deseo. Corresponde, por consiguiente, a la víctima del
hipnotizador en el Mundo Físico. En el caso del hipnotizador la víctima lo ve a éste en el
estado de vigilia, mientras que el médium no ve al espíritu que lo hipnotiza hasta que está
fuera del cuerpo.
Entonces la víctima se encuentra en su cuerpo de deseos y, por consiguiente, no puede
llevar sus experiencias al volver su cuerpo.
Todas sus experiencias se verifican mientras el cuerpo físico está en trance. El Ego
envuelto en la mente y en el cuerpo de deseos es el que abandona al cuerpo físico, y la
misma separación tiene entonces lugar que en el sueño sin ensueños ordinario, con la
diferencia que el cuerpo físico no queda vacío, sino que el espíritu dominador entra en el
cuerpo del médium, tomando posesión de él y empleándolo a voluntad, frecuentemente en
detrimento del médium, porque cuando tal espíritu ha sido bebedor o libertino en la vida
terrestre, muy a menudo empleará el cuerpo del médium para gratificar sus deseos de
bebidas o sus instintos sexuales.
Nunca se imprimirá suficientemente en la mente de los hombres que este cuerpo físico es
nuestro instrumento más útil, y que es completamente erróneo dejarlo en manos de un
hipnotizador o de un espíritu desencarnado. En el caso de los médium existe aún un peligro
más grave, porque algunas veces no es un Ego humano ordinario el que domina, sino un
elemental que generalmente no puede funcionar en el Mundo Físico. Cuando el médium
muere y entra en el Mundo del Deseo, el elemental ha obtenido tal poder sobre el cuerpo de
deseos del médium que puede robárselo a su propio dueño. Como que el cuerpo de deseos
es el vehículo de donde viene el incentivo para la acción, el Ego que se encuentra privado
de dicho cuerpo no tiene motivo alguno para reencarnarse. El elemental puede conservar el
cuerpo robado durante millones de años quizás, de manera que, mientras el resto de la
humanidad va progresando, el desgraciado Ego privado de su cuerpo de deseos queda
inerte, alejado de sus semejantes, antes de que pueda librarse de aquella entidad. Por lo
tanto, la médiumnidad es el peligro más grande para el alma y el más grande que el autor
conoce, salvo la práctica de la magia negra.

***
Max Heindel
FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS TOMO PRIMERO


No hay comentarios:

Publicar un comentario