FILOSOFIA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS UNO

viernes, 26 de febrero de 2010

PREGUNTA Nro. 121 Yo he hecho muchos vuelos anímicos, y en uno de ellos mi guía me llevó a

PREGUNTA Nro. 121

Yo he hecho muchos vuelos anímicos, y en uno de ellos mi guía m e llevó a una gran ciudad
de cristal y después a un templo lleno de gente etérica que decía: “Esta es la sagrada
ciudad de Dios”. ¿Podéis decirme por qué hay puertas en esa ciudad y un muro que la
rodea y por qué todo parece de cristal?


Respuesta: Una de las peculiaridades de la materia emocional, que es la sustancia del
Mundo del Deseo, es su grandísima plasticidad y su facilidad de ser modelada por el
pensamiento. En un abrir y cerrar de ojos toma las diferentes formas, de acuerdo con el
pensamiento que las anima, y cuando muchas personas de la tierra piensan en algo
semejante esos pensamientos se agrupan y forman un gran todo.
Así que en las regiones inferiores del Mundo del Deseo los pensamientos de los que creen
en un infierno lleno de fuego hacen en esa sustancia emocional una especie de infierno de
tormentos. Allí pueden verse diablos con cuernos, tridentes y colas, pinchando a los
pecadores, y muy a menudo los que mueren, después de haber vivido con esa creencia, se
encuentran en un estado de temor ante ese lugar que ellos mismos han contribuido a crear.
También hay en las regiones superiores del Mundo del Deseo una ciudad tal como la que
usted describe en la pregunta, una nueva Jerusalén con puertas brillantes, un mar de cristal
y un gran trono blanco sobre el cual está sentada una imagen mental o pensamiento forma
de Dios, creado por esas personas, y que parece un hombre viejo. Es muy probable que
usted haya visitado ese lugar, que es una cosa permanente en el Mundo del Deseo, y que
durará tanto tiempo como la gente continúe pensando en la Nueva Jerusalén en esa forma,
pues esas formas mentales no tienen más vida que la que les prestan los pensamientos de la
humanidad, y cuando ésta se haya adelantado a esa fe, la ciudad creada por sus
pensamientos dejará de existir. Su apariencia cristalina es debida a la extraordinaria
brillantez de la sustancia de deseos con la que está formada. Los antiguos alquimistas
llamaron al Mundo del Deseo “astral” debido a eso.

***
Max Heindel
FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS TOMO PRIMERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario