FILOSOFIA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS UNO

viernes, 26 de febrero de 2010

PREGUNTA NRO. 119 La médiumnidad ¿perjudica a la salud?


SECCIÓN V

Preguntas concernientes a los
FENÓMENOS ESPIRITISTAS

PREGUNTA NRO. 119

La médiumnidad ¿perjudica a la salud?


Respuesta: Eso depende. Cuando una persona sirve de médium a un espíritu desencarnado
que entra en el cuerpo, como en el caso de los médium de trance, cuando el espíritu toma
posesión del cuerpo, empleándolo como si fuera su propio poseedor, es poco dañoso,
siempre que dicho espíritu no abuse del privilegio. En realidad, hay algunos casos en los
que los espíritus invasores tienen mejores conocimientos respecto a cuidar del cuerpo que
su propio dueño, y puede algunas veces mejorar su salud. Pero los espíritus de elevada
naturaleza ética no dominan generalmente a ningún médium, pues éstos son más bien
espíritus terrestres, inferiores, tales como indios y otros de parecida naturaleza, que
dominan a las personas mediúmnicas, y cuando están en posesión de su cuerpo lo emplean
para gratificar sus pasiones sexuales o su deseo de bebidas. En esa forma pueden producir
enfermedades orgánicas y deterioros en el instrumento físico.
En el caso de los médium materializadores podemos decir que esa influencia es siempre
perjudicial. El espíritu materializante pone en trance a la víctima y entonces saca de ella el
éter por el bazo; porque la diferencia entre el médium materializador y la persona ordinaria
está en que en el primero la conexión entre el cuerpo vital y el denso es muy débil, de
manera que es posible sacar una gran parte del cuerpo vital. Este cuerpo es el vehículo que
especializa las corrientes solares que nos dan la vitalidad. Privado de ese principio
vitalizante, el cuerpo del médium en el momento de la materialización disminuye de
tamaño, a veces hasta la mitad de su tamaño normal; la carne se pone fofa y la llama de la
vida arde agonizante. Cuando termina la sesión y el médium se despierta a su conciencia
normal experimenta un sentimiento del más terrible cansancio y esta exhausto, y
desgraciadamente muchas veces acude a la bebida para estimular sus fuerzas vitales. En ese
caso, por supuesto, la salud sufrirá enormemente y el médium se agotará y arruinará bien
pronto. En cualquier caso hay que evitar la médiumnidad, pues aparte de estos peligros hay
otros mucho más serios en relación con los cuerpos sutiles, y especialmente en relación con
el estado post-mortem.

***
Max Heindel
FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS TOMO PRIMERO


No hay comentarios:

Publicar un comentario