FILOSOFIA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS UNO

viernes, 26 de febrero de 2010

PREGUNTA Nro. 126 ¿Es cierto que en las sesiones espiritistas manos invisibles transportan a las personas de un lugar a otro, que vienen flores a tra

PREGUNTA Nro. 126

¿Es cierto que en las sesiones espiritistas manos invisibles transportan a las personas de
un lugar a otro, que vienen flores a través de las ventanas y puertas cerradas? ¿Cómo
puede hacerse eso?


Respuesta: Sí, esos fenómenos son perfectamente ciertos y se han producido en ciertos
lugares bajo circunstancias tales que todo fraude era imposible. En cuanto a los
movimientos de objetos, eso lo pueden realizar los espíritus, a cuyo cargo está la sesión de
varias maneras.
Pueden materializarse manos que son visibles o invisibles, y éstas pueden levantar objetos o
personas y llevarlas de un lugar a otro, o además los objetos pueden elevarse mediante una
suspensión momentánea de las leyes de la gravedad, por lo menos en lo que al objeto
concierne.
En cuanto al pasaje de flores al través de un muro, ventanas cerradas o cualquier otro objeto
material, debemos recordar que esos objetos no son realmente tan sólidos como creemos
generalmente. La ciencia reconoce el hecho de que ni dos átomos de cualquier sustancia se
tocan uno a otro, pues cada átomo está sumergido y vibra en diverso grado de intensidad en
un mar de éter, el que compenetra toda materia. Es un hecho bien conocido que todas las
sustancias pueden ser reducidas a gases. Comprendiendo esto, llegaremos fácilmente a
concebir que así como esas sustancias se reducen a estados gaseosos, pudiéndolas volver de
nuevo a su estado primitivo con bastante facilidad, así también una flor puede ser
fácilmente convertida en éter, haciéndola pasar a través de los átomos de un muro, y
después resuelta nuevamente en flor. Y esto es lo que ocurre realmente.
Pero el preguntante podría decir: “Sí, está bien; pero si toma usted un dólar de plata, lo
funde en una retorta y lo convierte en gas, ya no tomará la forma de un dólar de plata
cuando vuelva nuevamente al estado metálico, sino que será simplemente un lingote de
metal”. Esto es así cuando la operación la realiza el hombre ordinario, el que es incapaz de
separar el material denso de su contraparte etérica durante el proceso de la fusión, pero las
entidades espirituales que realizan los fenómenos que nos ocupan pueden separar la parte
etérica de la flor del material denso. Y esta parte etérica es la que retiene su forma y
constituye la matriz o molde que da forma al material de la flor cuando entra en el cuarto
después de haber pasado a través del muro.

***
Max Heindel
FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS TOMO PRIMERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario