FILOSOFIA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS UNO

jueves, 25 de febrero de 2010

PREGUNTA Nro. 183 ¿Se puede estudiar ocultismo, vivir la vida superior y ser millonario a la vez?

PREGUNTA Nro. 183

¿Se puede estudiar ocultismo, vivir la vida superior y ser millonario a la vez?


Respuesta: Cristo dijo al joven rico: “Deja todo lo que tienes”; pero el joven rico, que
estaba muy apegado a las buenas cosas de esta vida, se fue lleno de tristeza, y el Cristo hizo
notar entonces la dificultad con que tropieza el rico para entrar en el cielo. No dijo que eso
fuera imposible, pero sabia que las riquezas son una terrible tentación. Sin embargo, un
hombre puede ser millonario y luchar por vivir la vida superior. Las riquezas son un
obstáculo, pero sería absolutamente erróneo suponer que las riquezas impiden el desarrollo
oculto. Todo depende del punto de vista con que el hombre considere sus riquezas. Si las
emplea con el objeto de engrandecerse para satisfacer su vanidad y para oprimir a sus
semejantes, por supuesto no puede obtener el crecimiento espiritual; pero cuando el hombre
se considera como simple administrador de sus posesiones, cuando trata de levantar
fábricas modelo y casas de habitación de igual clase, cuando trabaja activamente para llevar
a cabo sus ideas filantrópicas y sus semejantes se benefician así, entonces la fortuna es un
poder enorme para el bien. Cuando un hombre trabaja en esa forma en beneficio de los
demás, no tendrá mucho tiempo para pensar en su propio desarrollo y su crecimiento
espiritual será más bien inconsciente. Sin embargo, progresará enormemente y sus
oportunidades para obrar mejor y realizar obras más grandes irán aumentando con los años
de esta vida y en las demás. Este es el verdadero significado de la parábola de los talentos.
Los que emplearon sus talentos fueron nombrados gobernadores de cierto número de
ciudades, para proporcionarles un empleo adecuado en el plan evolutivo. Por el contrario, si
un hombre posee una fabrica y se llena tanto de deseos de desarrollo oculto que la vende y
despide a sus obreros, dejándolos sin empleo para poder así desarrollarse y vivir la vida
superior, ese hombre faltaría a su deber y, sin duda alguna, el maestro lo rechazaría pues
habría enterrado su talento y en una nueva vida se vería privado de la oportunidad que
otrora descuidara.

***

Max Heindel
FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS TOMO PRIMERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario