FILOSOFIA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS UNO

lunes, 1 de marzo de 2010

PREGUNTA Nro. 12 ¿Es la conciencia la voz de Dios o la de nuestro Ángel Custodio?



PREGUNTA Nro. 12

¿Es la conciencia la voz de Dios o la de nuestro Ángel Custodio?


Respuesta: Cuando el espíritu sale del cuerpo al morir, el panorama de su vida pasada se
descorre ante él, durante los tres días y medio siguientes a su desprendimiento del cuerpo.
Esas imágenes se graban en el cuerpo de deseos, y forman la base de la vida en el
purgatorio y en el primer cielo, que están situados en el Mundo del Deseo. La vida pasada
se reproduce en imágenes que se desarrollan hacia atrás, así que las escenas ocurridas
recién antes de morir, son las primeras que pasan, siguiendo la vida de la madurez, de la
adolescencia y de la infancia. En el purgatorio sólo se reviven las escenas en las que el
hombre hizo mal, y el alma se ve a sí misma como si fuera aquel a quien perjudicó, a quien
hizo sufrir en su vida terrestre.
El recuerdo de estos sufrimientos se graba indeleblemente sobre el átomo simiente, que es
la única parte del cuerpo denso que el alma se lleva consigo y que se conserva
perdurablemente de vida en vida. Ese átomo es, en cierto sentido, el “libro” del Ángel del
Destino, y como el sufrimiento causado por cierto acto se ha grabado sobre ese átomo
simiente en el purgatorio, es evidente que, cuando en una nueva vida se produzcan
circunstancias similares y las antiguas tentaciones vengan a nosotros, el sufrimiento que
experimentamos debido a ese mal acto se presentará en el átomo -simiente, previniéndonos
que tal acción es mala. Esa es la “voz de la conciencia”, y si los sufrimientos del purgatorio
fueron suficientemente intensos, tendremos el poder de resistir cualquier tentación que se
ponga ante nosotros. Si, por otra parte, y debido a diferentes causas, el sufrimiento no fue
suficientemente agudo, podremos caer temporal o permanentemente, en otra vida, en las
mismas tentaciones que nos hicieron sufrir en las vidas anteriores; podremos hasta librarnos
del menor remordimiento de conciencia. Pero cuando dejemos nuestros cuerpos y pasemos
al Purgatorio, tendremos allí renovados sufrimientos, por haber caído en la tentación, y los
acumulados efectos de este sufrimiento, serán al fin suficientes para impedirnos hacer
aquellos actos que nos causaron dolor y pena.
Cuando viene una tentación ante nosotros en la vida terrestre y la hemos dejado a un lado
conscientemente, hemos aprendido la lección y la conciencia ha realizado su objeto.
Contestando definitivamente a la pregunta, podemos decir, por lo tanto, que la conciencia
es la memoria del espíritu de los sufrimientos pasados, ocasionados por los errores
cometidos en las vidas anteriores.

***
Max Heindel
FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS TOMO PRIMERO

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario