FILOSOFIA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS UNO

lunes, 1 de marzo de 2010

PREGUNTA Nro. 65 ¿Por qué, salvo raras excepciones, renacemos sin tener el menor recuerdo de nuestras existencias anteriores


SECCIÓN III

Preguntas concernientes al
RENACIMIENTO

PREGUNTA Nro. 65

¿Por qué, salvo raras excepciones, renacemos sin tener el menor recuerdo de nuestras
existencias anteriores, y tenemos que sufrir ciegamente en esta vida por las transgresiones
cometidas en las anteriores, lo que ignoramos completamente? ¿No adelantaríamos
espiritualmente con más rapidez si supiéramos cuándo cometimos errores y qué actos
tenemos que corregir antes de que podamos progresar?


Respuesta: Es una gran bendición que el hombre no conozca sus experiencias anteriores
hasta que haya alcanzado un desarrollo espiritual considerable, porque hay en nuestras
vidas pasadas (cuando éramos mucho más ignorantes que ahora) negras acciones que
exigen retribución, y ese destino se va liquidando gradualmente; así que, si conociéramos
nuestras vidas pasadas, conoceríamos cómo y cuándo la ley de Causa y Efecto nos traería la
retribución de esos malos actos, veríamos la horrenda calamidad cerniéndose sobre
nosotros y el miedo nos quitaría toda la fuerza que necesitamos para luchar la batalla contra
el destino, y cuando aquélla nos cayera encima nos encontraríamos inermes e indefensos.
Por otra parte, no conociendo lo que está tras de nosotros, tampoco conocemos lo que está
ante nosotros, y por consiguiente, aprendemos las lecciones sin que el miedo nos prive de
nuestras fuerzas. Además, para aquellos que deseen conocer, hay ciertos medios de saber
las lecciones que tendremos que aprender y cómo podemos hacerlo lo mejor posible. Por
ejemplo, nuestra conciencia nos dice lo que debemos hacer o no. Si estudiamos la
astrología, el horóscopo nos dirá nuestras tendencias y las líneas de menor resistencia, así
que trabajando con esas leyes de la Naturaleza podernos avanzar rápidamente, y cuanto más
sigamos los dictados de nuestra conciencia y cuanto más estudiemos las leyes de la
Naturaleza, tal como las revela la astronomía, tanto más rápidamente nos prepararemos
para el conocimiento directo. En el Zanoni de Bulwer Lytton se nos habla de un horrendo
espectro con el que se encontró Glyndon, quien estaba tratando de dar un paso de desarrollo
que no había alcanzado antes, y ese espectro se llama en ocultismo el “Guardián del
Umbral”. En el intervalo entre la muerte y el nuevo nacimiento el hombre no ve a ese
Guardián del Umbral, el que es la encarnación de todo nuestro mal pasado, y ante él tiene
que pasar primeramente el que desee entrar en los mundos internos conscientemente y
alcanzar un conocimiento completo de sus condiciones; pero hay también otro Guardián,
que es la encarnación de todo lo bueno que hayamos hecho; a ese Guardián se le puede
llamar nuestro Ángel Custodio.
Si tenemos el valor de pasar ante el horrendo espectro, a quien percibimos primero por estar
formado de materia emocional más densa, pronto obtendremos la fuerza y el valor de
permanecer sin miedo en medio de las tormentas por las que tiene que pasar todo el que
camina por el sendero del desinterés. Pero antes de que pasemos ante ese espectro no
estamos preparados para conocer nuestras vidas anteriores; tenemos que contentarnos con
la visión que tiene el resto de la humanidad.

***
Max Heindel
FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS TOMO PRIMERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario