FILOSOFIA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS UNO

lunes, 1 de marzo de 2010

PREGUNTA Nro. 42 ¿Qué efectos tiene la vacunación desde el punto de vista oculto?

PREGUNTA Nro. 42

¿Qué efectos tiene la vacunación desde el punto de vista oculto?


Respuesta: Los bacteriólogos han descubierto que muchas enfermedades son producidas
por microorganismos que invaden nuestro cuerpo y también que cuando esos invasores
comienzan a producir desórdenes, el cuerpo empieza a crear gérmenes de naturaleza
opuesta o una sustancia que envenene a los invasores. Entonces todo se reduce a ver
quienes son más fuertes, los invasores o los defensores. Si los microbios defensores son
más numerosos que los invasores o si el veneno nocivo para los invasores se fabrica en
cantidad suficiente, el paciente se restablece. Si los defensores quedan vencidos o el cuerpo
no puede fabricar la cantidad necesaria de serum para envenenar a los invasores, el paciente
sucumbe a la enfermedad. Más tarde se descubrió que cuando cierta persona se restablece
con éxito de una enfermedad específica, queda inmune contra esa enfermedad en futuros
ataques porque tiene en su cuerpo el serum que produce la muerte a los gérmenes que
producen la enfermedad ya sufrida por el.
De esos hechos se dedujeron las siguientes conclusiones:

1) Si a una persona sana se le inoculan unos cuantos gérmenes de cierta enfermedad,
contraerá esa enfermedad en forma suave. Entonces podrá desarrollar el serum salvador y
hacerse así inmune contra dicha enfermedad en el futuro. Esa es la filosofía de la
vacunación como medio de prevenir la enfermedad.

2) Cuando una persona ha contraído una enfermedad y es incapaz de fabricarse la suficiente
cantidad de serum para destruir a los microorganismos invasores, su vida puede salvarse
inoculándole el serum obtenido de otro que ya está inmune.

Como no es nada fácil obtener esas antitoxinas o cultivos de seres humanos, esos cultivos
de gérmenes y toxinas se obtienen de los animales, y mucho se ha escrito en pro y en contra
del empleo de tales métodos para curar la enfermedad. Aquí nada tenemos que hacer con
ello; el preguntante pide el punto de vista oculto, que va más profundamente que la
pregunta emitida, según se ve desde el punto de vista material. Hay casos en los que la
enfermedad se ha prevenido indudablemente con la vacunación y casos en los que se ha
evitado la muerte mediante el empleo de la antitoxina; hay casos también en los que tanto la
vacunación como los sueros han sido fatales, y eso está fuera de toda cuestión. Desde el
punto de vista oculto, la vacunación y el empleo de las antitoxinas obtenidas según los
medios corrientes en los institutos bacteriológicos es deplorable. Esos medios o métodos
perjudican a pobres animales indefensos y envenenan al cuerpo humano, creándole
dificultades al Ego en el uso de su instrumento.
Si estudiamos la química de nuestros alimentos encontraremos que la Naturaleza ha
proveído todas las medicinas necesarias, y si comemos debidamente veremos que nos
encontramos inmunes contra todas las enfermedades sin necesidad de vacunaciones.
Cuando está en salud normal el cuerpo especializa una cantidad de energía solar mucho
mayor que la que necesita. El exceso se irradia por toda la superficie del cuerpo con gran
fuerza lo que impide la entrada de los microorganismos quienes faltos de fuerza luchan en
vano contra ese enorme torbellino. Aun más, así como un ventilador eléctrico junta todo el
polvo y lo arroja de una habitación, así también el fluido vital limpia al cuerpo de toda
materia perjudicial, los gérmenes peligrosos inclusive. No debe sorprendernos que esa
fuerza sea inteligente y que elija los materiales que deban ser eliminados, dejando sólo los
benéficos y útiles. Los hombres de ciencia reconocen este hecho en la ósmosis selectiva.
Saben que mientras que un cernidor deja pasar cualquier sustancia que se eche en él,
siempre que sus granos sean más chicos que sus agujeros, los riñones, por ejemplo,
conservan ciertos fluidos necesarios para el cuerpo, mientras que dejan pasar los productos
gastados. De parecida manera el fluido vital hace esa selección; arroja del cuerpo los
venenos e impurezas generados dentro y repele los productos similares que vienen del
exterior.
Esta emanación se ha denominado rayos No fluido Odico, habiéndose descubierto por
medio de agentes químicos que los han hecho luminosos. Durante el proceso de la digestión
son más débiles, pues entonces se necesita una cantidad extra de energía solar para el uso
interno del cuerpo en el metabolismo del alimento; es el factor esencial de la asimilación.
Cuanto más hemos comido tanta mayor es la cantidad de fluido vital que se gasta dentro del
cuerpo y tanto más débil es la corriente eliminadora y protectora que irradia al exterior. Por
consiguiente estamos en mayor peligro de una invasión de microorganismos perjudiciales
cuando nos hemos hartado.
Por otro lado, si comemos sobriamente y elegimos los alimentos de más fácil digestión, la
disminución de la corriente vital protectora será aminorada proporcionalmente y nuestra
inmunidad contra las enfermedades será mucho más fuerte que si nos hubiéramos
envenenado con las ponzoñas de la vacuna.

***
Max Heindel
FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS TOMO PRIMERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario