FILOSOFIA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS UNO

lunes, 1 de marzo de 2010

PREGUNTA Nro. 32 ¿Puede una persona ser influenciada en el sueño natural como durante el sueño hipnótico, o hay una diferencia?



PREGUNTA Nro. 32



¿Puede una persona ser influenciada en el sueño natural como durante el sueño hipnótico,
o hay una diferencia?


Respuesta: Sí, hay una diferencia. En el sueño natural, el Ego, envuelto en la mente y en el
cuerpo de deseos, sale fuera del cuerpo físico y generalmente flota sobre él, o permanece
por lo menos en su vecindad, conectado al mismo por el cordón plateado, mientras que el
cuerpo vital junto con el denso reposan en el lecho.
Es posible entonces influenciar a la persona inculcando en su cerebro los pensamientos o
ideas que queremos comunicarle. Sin embargo, no se puede conseguir que haga algo o que
entretenga cualquier idea que no esté de acuerdo con sus propias tendencias habituales. Es
imposible ordenarle que haga algo u obligarlo a la obediencia y lo mismo sucede cuando el
Ego ha sido arrojado por los pases del hipnotizador, porque es el cerebro el que mueve los
músculos, y durante el sueño natural su cerebro está interpenetrado por su propio cuerpo
vital y tiene perfecto control de sí mismo, mientras que durante el sueño hipnótico los pases
del hipnotizador arrojan fuera del cerebro el éter de la cabeza, el que queda entonces sobre
los hombros de la víctima como un collar. Entonces el cerebro denso está abierto al éter del
cuerpo vital del hipno tizador, quien toma el lugar del propio de la víctima. De suerte que en
el sueño hipnótico la víctima no puede escoger ni en cuanto a las ideas ni a los
movimientos de su cuerpo, pero en el sueño ordinario es un agente completamente libre. En
realidad, este método de sugestión durante el sueño es sumamente importante para las
madres para tratar a sus hijos refractarios, porque si la madre se sienta al lado de la cama
del niño dormido y tomando su mano le habla como le hablaría si estuviera despierto,
inculcando en su cerebro ideas de tal naturaleza como las que ella desearía que tuviera su
hijo, verá que al despertarse el niño, muchas de esas ideas echarán raíces. También sirve
para tratar a una persona enferma o adicta a la bebida, si la madre u otro miembro de la
familia emplea ese método, y se verá que es posible inculcar esperanza o ayudar a
dominarse a si mismo, respectivamente. Esto puede por supuesto emplearse para el mal,
pero no lo mantenemos en secreto porque creemos que el bien que puede hacerse en esa
forma sobrepasará en mucho a lo perjudicial que una persona malvada pueda ocasionar.

***
Max Heindel
FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS TOMO PRIMERO


*

No hay comentarios:

Publicar un comentario