FILOSOFIA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS UNO

lunes, 1 de marzo de 2010

PREGUNTA: Nro. 60 ¿En qué estado se encuentra el asesinado y la víctima de un accidente en el más allá, inmediatamente después de la muerte?

PREGUNTA: Nro. 60

¿En qué estado se encuentra el asesinado y la víctima de un accidente en el más allá,
inmediatamente después de la muerte?


Respuesta: No hay tales accidentes, o por lo menos accidentes que terminen fatalmente. La
vida de cualquier persona, en cuanto a su duración, queda determinada antes del
nacimiento, pero de ciertos puntos del camino de la vida parten lo que pudiéramos llamar
atajos, ciertas oportunidades de crecimiento que uno puede aprovechar o no. Si deja de
aprovecharlas la vida se mete en una especie de callejón sin salida, y termina poco tiempo
después.
Sin embargo, no siempre es esto la causa de los accidentes, pero pueden existir buenas
razones para que el hombre sea arrojado violentamente del cuerpo denso. Entonces se
encuentra en la misma situación que todos los demás que mueren; comienza su existencia
purgatorial en seguida.
En el caso de un asesinado, así como en el del suicida, es diferente. El hombre, debido a su
naturaleza divina, es el único ser que tiene la prerrogativa de causar desórdenes en el plan
de desenvolvimiento, y así como puede terminar su propia vida voluntariamente, así
también puede terminar la vida de un semejante antes de que a éste le haya sonado la hora
natural de su muerte. El sufrimiento del suicida sería también el sufrimiento del asesinado,
porque el arquetipo de su cuerpo se mantendría vibrante para juntar materiales que no
podría asimilar; pero en el caso del asesinado, la intervención de otros agentes evitan ese
sufrimiento de la víctima, la que flota en su cuerpo de deseos en estado comatoso, hasta el
tiempo en el que debió morir ordinariamente. Si la justicia apresa al asesino y sufre la pena
capital, la atracción magnética lo llevará junto a su víctima la que permanecerá
constantemente ante él, y ése es realmente un castigo mucho más terrible que cualquier otro
que pudiera sufrir; pero la víctima no sabe nada de la presencia de su asesino.

***
Max Heindel
FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS TOMO PRIMERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario