FILOSOFIA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS UNO

lunes, 1 de marzo de 2010

PREGUNTA Nro. 63 ¿Cómo hay que concentrarse para ayudar a los que están en el otro mundo? ¿Hay que entrar en el silencio y emitir pensamientos cariño

PREGUNTA Nro. 63

¿Cómo hay que concentrarse para ayudar a los que están en el otro mundo? ¿Hay que
entrar en el silencio y emitir pensamientos cariñosos y de ayuda hacia ellos?


Respuesta: La capacidad de emitir un pensamiento y el poder de que ese pensamiento
realice el propósito para el que fue emitido, depende de la nitidez con que el pensador
pueda visualizar lo que quiere realizar. Las escuelas de ocultismo, particularmente las que
siguen el pensamiento oriental, aconsejan el método de concentrarse dirigiendo el
pensamiento hacia un solo punto, en la misma forma como una lente de aumento concentra
los rayos solares en un foco, sumando así sus fuerzas, y así como los rayos solares
enfocados en esa forma queman, así también el pensamiento realiza invariablemente su
objeto cuando se lo concentra con suficiente intensidad.
Esto requiere una larga práctica, sin embargo, y son contados los occidentales que pueden
concentrar así sus pensamientos con algún objeto. La religión occidental, reconociendo esa
incapacidad enseña otro método que es más eficaz que la concentración: la oración.
Por consiguiente, si queremos ayudar a los que han pasado al más allá, debemos orar por su
bienestar y para que puedan aprender las lecciones de esta vida perfectamente en sus
experiencias purgatoriales y en el Primer Cielo; entonces haremos mucho más que si
intentamos el método de concentración frío e intelectual. La actitud del cuerpo es un gran
factor en la intensidad de la oración, y si el ponerse de rodillas parece que ha de facilitar ese
acto, debe adoptarse esa posición. Por otra parte, según dice Emerson: aunque tus rodillas
no se doblen nunca hacia el Cielo, a él llegan tus oraciones cotidianas, y ya sean dirigidas
para bien o para mal, siempre son escuchadas y contestadas también”. Así que la actitud del
cuerpo durante la oración no tiene mayor importancia, salvo que se vea que es conducente a
dar mayor intensidad a nuestros propósitos, porque esto es lo que hace efectiva la oración.

***
Max Heindel
FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS TOMO PRIMERO


No hay comentarios:

Publicar un comentario