FILOSOFIA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS UNO

lunes, 1 de marzo de 2010

PREGUNTA Nro. 43 Si, según indicáis, el Ego subyace en la sangre, ¿no es peligrosa la transfusión de la sangre de una persona sana a una enferma?

PREGUNTA Nro. 43

Si, según indicáis, el Ego subyace en la sangre, ¿no es peligrosa la transfusión de la
sangre de una persona sana a una enferma? ¿Afecta eso en alguna forma al Ego? Y si es
así, ¿cómo?


Respuesta: Entre los últimos descubrimientos de la ciencia está la hemólisis; el hecho de
que la inoculación de la sangre de un animal superior en uno de especie inferior destruye la
sangre del inferior y produce su muerte. Así que la sangre de un hombre inyectada en las
venas de cualquier animal es fatal. Pero de hombre a hombre se ha visto que la transfusión
puede efectuarse, si bien algunas veces se producen efectos perjudiciales.
En los tiempos antiguos la gente se casaba en familia; entonces se consideraba con horror el
que fueran en “busca de carne extraña”. Cuando los hijos de Dios se casaron con las hijas
de los hombres, es decir cuando los súbditos de un Guía se casaban fuera de la tribu, se
producía una gran perturbación, quedaban descartados por su guía y eran destruidos, porque
en ese tiempo ciertas cualidades que hoy ya poseemos tenían que desarrollarse en la
humanidad y fueron implantadas en la sangre común que corría pura en las venas de la
familia o de una pequeña tribu. Posteriormente, cuando el hombre tenía que atravesar
condiciones materiales en mayor grado, se ordenaron los matrimonios internacionales y
desde entonces se ha considerado horrible que dos personas de la misma familia se unieran
en matrimonio.
Los antiguos Vikingos no permitían que nadie se casara con algún miembro de su familia
sin haber efectuado primeramente la ceremonia de la mezcla de la sangre para ver si la
transfusión de la sangre del extraño con la de su familia era perjudicial o no. Todo esto era
debido a que en los tiempos primitivos la humanidad no estaba tan individualizada como
ahora. Estaban más sujetos al dominio del espíritu de raza, o al espíritu familiar, que yacía
en su sangre, así como el espíritu colectivo de los animales está en la sangre de éstos. Más
tarde se permitieron los matrimonios internacionales pues la humanidad estaba más libre de
ese yugo, convirtiéndose así cada Ego separado en el señor de su propio cuerpo sin ninguna
interferencia exterior.
La ciencia ha encontrado últimamente que la sangre de las diversas personas tiene cristales
diferentes, así que hoy es posible señalar la diferencia entre la sangre de un blanco y la de
un negro; pero llegará un día cuando se conocerá una diferencia aún mayor, porque así
como hay una diferencia entre los cristales formados por cada hombre y diferencia entre los
cristales formados por las diferentes razas, así también hay una individual. Las marcas de
los pulgares de dos personas no son iguales y también se descubrirá más tarde que la sangre
de cada hombre es diferente de la de todos los demás. Esta diferencia es ya evidente para el
investigador ocultista, y es sólo cuestión de tiempo el que la ciencia lo descubra, porque
esos rasgos diferenciales se van haciendo más y más marcados conforme el ser humano se
independiza y se va bastando más a sí mismo,
Este cambio en la sangre es importantísimo y a su tiempo, cuando se haya hecho mas
marcado, permitirá llegar a consecuencias insospechadas. Se dice que la “Naturaleza
geometriza” y la Naturaleza no es más que el símbolo visible del invisible Dios cuya
creación e imagen somos. Siendo hechos a su imagen, estamos comenzando también a
geometrizar, y por consiguiente empezamos a hacerlo con la sustancia sobre la que tenemos
mayor poder como espíritus, como Egos, la sangre.
Cuando la sangre circula a través de las arterias situadas en lo interior del cuerpo, es un gas;
pero al perder calor al acercarse a la superficie del cuerpo hace que se condense
parcialmente, y en esa sustancia aprende el Ego a formar cristales minerales. En el período
de Júpiter aprenderemos a dotarlos además con una forma inferior de vitalidad y a
exteriorizarlos fuera del cuerpo como organismos vegetales. En el período de Venus
podremos infundir el deseo en ellos convirtiéndolos en análogos a los animales.
Finalmente, en el período de Vulcano, podremos darles una mente y dirigirlos como
espíritus colectivos de la raza.
Actualmente estamos en el mismo principio de esta individualización sanguínea. Por
consiguiente es posible actualmente transfundir la sangre de un ser humano a otro, pero el
día está cerca en que será imposible hacerlo. La sangre de un blanco matará a los que sean
inferiores, y la sangre de una persona desarrollada matará a la menos cultivada. El niño
recibe actualmente su sangre de los padres, y se acumula en la glándula timo durante los
años de la infancia. Pero el tiempo llegará en el que el Ego estará tan individualizado que le
será imposible funcionar en una sangre no generada por él mismo. Entonces el actual modo
de generación será substituido por otro en el cual el Ego pueda crear su propio vehículo sin
ayuda de sus padres.

***
Max Heindel
FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS TOMO PRIMERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario