FILOSOFIA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS UNO

lunes, 1 de marzo de 2010

PREGUNTA Nro. 21 ¿Hay algún lugar en el Antiguo o en el Nuevo Testamento en el que se diga a los hombres que se casen

PREGUNTA Nro. 21


¿Hay algún lugar en el Antiguo o en el Nuevo Testamento en el que se diga a los hombres
que se casen y que vivan como hermanos y hermanas en todo tiempo o bajo cualquier
condición? Y si no está en la Biblia ¿por qué lo enseñáis así?


Respuesta: Los semitas originales fueron la quinta raza atlante. Fueron los sobrevivientes
de la sumergida Atlántida de quienes se habla en las historias de Noé y Moisés. Y tenían
que ir a la Tierra prometida, no a la insignificante Palestina, sino a toda la Tierra, tal como
ahora está constituida. Era prometida porque la Tierra estaba sufriendo los cambios usuales
cuando una raza nueva va a tomar posesión de ella. Las inundaciones habían destruido la
civilización átlante y el núcleo de las actuales razas arias se congregó en el desierto de
Gobi, en el Asia Central.
Cuando dicho núcleo tenía que convertirse en la raza que poblaría el mundo, el tener
muchos hijos era esencial. Por consiguiente se consideró que el deber de todos era tener
muchos hijos.
Pero ahora ya no estamos viviendo en esos tiempos; el mundo está bien poblado y los Egos
se reencarnan fácilmente sin que se necesiten esfuerzos especiales para generar. Nunca
hemos abogado por el celibato general, o que la gente se case y viva entonces siempre
como hermano y hermana, sino que hemos enseñado que las personas casadas, de acuerdo
con sus circunstancias deben ayudar a perpetuar la raza. Es decir, que si el marido y la
mujer son hábiles física, moral y mentalmente, cuando poseen un hogar en el que un Ego
pueda obtener una oportunidad de nacer y de adquirir experiencia, deben ofrecerse a sí
mismos como un sacrificio viviente en el altar de la humanidad y dar de la sustancia de sus
cuerpos para facilitar a un Ego un vehículo, invitándolo a su hogar como invitaría a un
amigo querido, gozándose en hacer por él lo que otros han hecho por ellos. Pero cuando el
acto de la impregnación haya sido efectuado deben abstenerse de toda unión posterior hasta
que nuevamente se encuentren preparados para generar otro cuerpo para otro niño. Tales
son las enseñanzas de los rosacruces concernientes a las relaciones ideales entre el marido y
la esposa.
Ellos sostienen que la función creadora no debe efectuarse con propósitos sensuales, sino
para la perpetuación de la raza, cuyo objeto es naturalmente. Esta es una condición ideal
que está más allá de la mayoría actualmente, así como el consejo de “amad a vuestros
enemigos”; pero si no tenemos elevados ideales no podremos progresar.

***

Max Heindel
FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS TOMO PRIMERO

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario