FILOSOFIA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS UNO

lunes, 1 de marzo de 2010

PREGUNTA Nro. 41 ¿No es culpable la Naturaleza de las tan frecuentes deformaciones en los mundos vegetal y animal así como en el humano, y puede habe

PREGUNTA Nro. 41

¿No es culpable la Naturaleza de las tan frecuentes deformaciones en los mundos vegetal y
animal así como en el humano, y puede haber un todo perfecto y una sana inteligencia
junto con una voluntad poderosa en un cuerpo enfermo o deforme?


Respuesta: Preguntaríamos a nuestra vez, ¿que entendéis por Natura leza? Bacón dice que
la Naturaleza y Dios se diferencian sólo como el sello y su marca. La Naturaleza es el
símbolo visible de Dios, y actualmente tendemos mucho a concebir la Naturaleza en un
sentido muy materialista. Tras toda manifestación de la Naturaleza hay fuerzas, no fuerzas
ciegas, sino inteligentes. Quizás una ilustración nos permitirá comprender nuestra relación
con ellas.
Supongamos que tenemos materiales y herramientas, y que estamos construyendo una
mesa, mientras que un perro está sentado frente a nosotros observándonos. Entonces el
perro, un ser de un reino inferior, nos iría viendo gradualmente cepillar la madera, hacer el
tablero y las patas; vería como la mesa se iba formando poco a poco; podría observar todo
el proceso, aunque ignorara el uso de la mesa y no pudiera comprender lo que había en
nuestra mente mientras estábamos haciéndola. Simplemente vería la manifestación, vería
nuestro trabajo y su resultado. Supongamos además, para mayor claridad, que el perro
pudiera ver los materiales y su agrupación paulatina hasta formar la mesa, pero que no
pudiera vernos a nosotros trabajando y colocando las piezas juntas para formar la mesa;
entonces el perro se encontraría en las mismas condiciones en que nos encontramos
nosotros respecto a las fuerzas naturales.
Lo que llamamos electricidad, magnetismo, expansión del vapor, etc., no son más que
inteligencias que obran invisibles para nosotros cuando se establecen determinadas
condiciones. Los espíritus de la Naturaleza forman las plantas, los cristales de las rocas, y
junto con otras numerosas jerarquías están siempre trabajando invisiblemente en torno
nuestro, pero no por eso están menos ocupados en hacer todo lo que nosotros llamamos
Naturaleza.
Todos ellos son seres evolucionantes como nosotros mismos y en el mismo hecho de que
estén evolucionando se ve que son imperfectos y por lo tanto pueden cometer errores que
naturalmente se manifiestan como deformaciones, así que puede decirse en contestación a
la pregunta que las inteligencias invisibles que hacen lo que llamamos Naturaleza son
culpables de los frecuentes errores así como nosotros lo somos de los nuestros.
En cuanto a la segunda parte de la pregunta, de si puede haber un conjunto perfecto y una
sana inteligencia unida a una fuerte voluntad en un cuerpo enfermo o deforme, podemos
decir que sí, indudablemente, pero como la expresión de esa inteligencia depende de la
eficiencia de su instrumento, puede, naturalmente, encontrarse obstaculizada por la
deformidad física, pues por experto que sea un obrero siempre depende en gran extensión
del estado en que se encuentran sus herramientas.

***
Max Heindel
FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS TOMO PRIMERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario