FILOSOFIA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS UNO

lunes, 1 de marzo de 2010

PREGUNTA Nro. 96 Jesús ¿no era judío? Y si es así ¿qué quiere decir antes de que Abraham fuera Yo soy? Porque aunque se hubiera reencarnado, Abraham


PREGUNTA Nro. 96

Jesús ¿no era judío? Y si es así ¿qué quiere decir antes de que Abraham fuera Yo soy?
Porque aunque se hubiera reencarnado, Abraham era el padre de la raza Judía.


Respuesta: En la antigüedad, y aun en nuestros días, el patriotismo se considera como una
virtud primordial, pero desde el punto de vista oculto no hay, por supuesto, más que el
Espíritu Uno, y las razas son sólo aspectos fugaces de la evolución; en realidad es una frase
muy peligrosa, porque mientras que en los Períodos y grandes épocas de la evolución hay
abundancia de tiempo y es posible que los Guías mantengan en línea a la mayor parte de los
espíritus, las razas y las naciones nacen y mueren en un tiempo tan corto relativamente, que
hay gran peligro de que los espíritus puedan adherirse a los cuerpos de la raza y no sigan a
la humanidad en su progreso.
Esto es justamente lo que les sucedió a los judíos. Eran tan intensamente patrióticos que
ningún judío se creía un individuo absolutamente. En primer término, cuando empleaba su
lenguaje más elevado, hablaba de si mismo como ‘la simiente de Abraham”. En segundo
lugar, como perteneciente a determinada tribu y en ultimo término, quizás era Salomón
Leví o Moisés Cohen.
El Cristo combatió esa idea de identidad con la raza cuando dijo: “Antes de que Abraham
fuera Yo soy”. El Ego existió antes que Abraham; Abraham era la encarnación de un Ego,
de un espíritu. El y los de raza judía que de él descendieron eran simplemente cuerpos, pero
los Egos que habitaban esos cuerpos existieron antes que la raza corporal. Así que Cristo
aconsejó a sus oyentes el dejar lo transitorio y mirar lo Eterno.
En otro lugar dijo: “A menos que el hombre deje padre y madre no puede seguirme”. Padre
y madre son también cuerpos de raza
No debemos abandonar a los miembros de nuestra familia que dependan de nosotros para
seguir la vida superior; debemos llenar todos nuestros deberes para con ellos antes de
emprender el estudio de la vida superior, pero no debemos identificarnos con la raza, la
nación o la familia en la que hemos nacido. Cada uno de nosotros es un espíritu individual,
que existió antes que los cuerpos que llamamos razas y existiremos cuando estas dejen de
existir.
Si no grabamos esto en nuestra mente nos cristalizaremos en la raza, en vez de seguir
adelante y progresar. Eso es precisamente lo que han hecho los judíos. Su intenso
patriotismo ha hecho que se siguieran encarnando como espíritus en la raza judía durante
milenios enteros.
Los Guías de la humanidad han tratado en varias formas de que se amalgamaran con los
demás, para que pudieran progresar, pero todo fue en vano, y Cristo fue enviado a ellos con
el mismo objeto que Booker T. Washington ha sido enviado a los negros. Aunque más
avanzado que sus hermanos de raza, se encarnó en un cuerpo negro para ayudarlos más
eficazmente. Si se hubiera encarnado en un cuerpo blanco los negros lo habrían seguido
considerando como un patrón. Similares razones hicieron que Cristo naciera como judío. Se
esperaba que así atenderían sus enseñanzas, por venir de uno de los de su propia raza. Pero
en vez de honrar sus tradiciones y considerar a Abraham reverentemente, el echó por tierra
sus ideales, habló de un nuevo cielo y de una nueva tierra, afirmó la prioridad del individuo
ante la raza, y, por lo tanto, nada quisieron tener con él y... “eligieron a Barrabás”.

***
Max Heindel
FILOSOFÍA ROSACRUZ EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS TOMO PRIMERO


No hay comentarios:

Publicar un comentario